domingo, 7 de septiembre de 2008

.


Siempre ejercí un cierto magnetismo en los hombres.

Me miraban, incluso de chica, y a mí me divertía que me mirasen. No era una nena especialmente linda (la naríz grandota de crecer por partes, la cara llena de acné, los aparatos..) pero había algo que los atraía, la picardía en la mirada tal vez.

Ligaba piropos de colectiveros, kiosqueros y hasta profesores del cole. Pero lo que más disfrutaba eran las visitas de amigos de la familia y clientes de papá. Los tenía cerquita y en mi territorio, conejillos de india para mis ensayos de histeriqueo.

Llegaba del colegio mascando boobaloo de tuttifruti, con los cordones desatados y la pollera de tablas (siempre más corta que lo permitido) manchada con resaltador amarillo. Descubría a mi presa generalmente sentado en la cocina y me acercaba a saludar. Le daba un beso ruidoso de lleno en el cachete y como quien no quiere la cosa, o quiere pero disimula, le apoyaba la mano en el hombro y hacía un comentario intrascendente como lo mucho que me habían dado de tarea. Con ese mínimo contacto me ganaba su completa atención y lograba que estuviera pendiente de todos mis movimientos.

Iba hasta la mesada a buscar una taza y chaqueaba en el vidrio de la alacena que me estuviera mirando el culo. Ajá, es un viejo verde sentenciaba en mi cabeza y continuaba con el juego. Abría la heladera de espaldas a él, giraba un poco la cabeza y lo miraba sobre mi hombro Yo voy a tomar leche, decime lo que querés y acentuaba el decime lo querés con la mirada y apenas una mueca de sonrisa. Entonces se resolvía de dos maneras: si el tipo se me quedaba mirando, insistía dale, qué es lo que te gusta?; si contestaba, le decía
y cómo te gusta?

Y el gran final: me sentaba en la silla de al lado pero de frente a él, levantaba un pie hasta la altura de sus rodillas (dejando que la pollerita revelara sólo un poco más) y mostrándole la zapatilla desatada le pedía
me atás???

Me divertía ver que le temblaran las manos al hacer el nudo, o la voz al decir ya está. Nunca me animé a buscar signos de mi éxito en su entrepierna, porque era una chica muy pudorosa y recatada, pero me moría de ganas.






Aún así, nunca reparó en mí el hombre de quien más me interesaba recibir atención.
Hace semanas que no veo a mi papá.
Y hoy tampoco quiere verme.



.

15 comentarios:

Octavio Psiquiátrico dijo...

¡Bravo!

Me has dejado sin aliento con esta entrada... pues te confieso que soy un adicto a las nínfulas (por no decir Lolitas) y tú te has descrito como una de las mejores.

Todo tu blog está increible, de aquí no me muevo hasta terminar de leerlo todo.

Tengo un blog recién nacido donde también hay una Mandarina, por favor no lo tomes a mal, no es una copia tuya, sólo una coincidencia. Si un día puedes te das una vuelta, pero no te asustes.

Me declaro admirador de tu trabajo.
Un saludo.

Lina Masaki dijo...

No te puedo creer...
Me dejaste pasmada. No sólo me siento profundamente identificada con tus palabras, sino que además me gustaron en lo literario. Coincido con Octavio, te leeré más.
¡Besos!

joAco dijo...

lalalá, lalalá.

sólo me hago dueño de un espacio olvidado.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

muy bueno! me sorprendí! voy a seguir leyendote. saludos

theremin dijo...

parece la descripcion de una escena de un programa de francella. por dios.

el final se salva, un poco.

æclipse µattaru dijo...

Bueno, va botella al mar.

En este sencillo pero emotivo acto, con la autoridad que me he investido a mí mismo, me autodeclaro tu fan #1 de todos los tiempos \o/

Bue, necesito contactarme contigo, ¿será posible que me mandes un petit mail? Es un asunto que puede ser de tu interés.


Saludete.

Miguel dijo...

De la primera línea al cierre, me dejaste pegado.
Papá ahí...jamás lo hubiera imaginado.







...



Es cierto lo del magnetismo.
definitivamente.

Saludos

rckhunter dijo...

Me gustó mandarina, me gustó, el cierre edípico, caído unos espacios mas abajo, como poniéndote seria, algo triste...
Soy muy nuevo en éste mundo blogueril, tengo uno por el que pasan esos montones de nada empujados por el viento (como en la pagina de Homero al principio)ya vovere a visitarte, besos

jonay dijo...

Escribes cojonudamente bien!!! Genial la entrada

Luciano Doti dijo...

Ojalá fueran todas las minas como vos. Me gusta mucho (me calienta) que hayas usado la pollera bien corta en el cole, y que sedujeras a tipos más grandes; sos bien mujer...

Anónimo dijo...

Hola que tal mi nombres es Steffy, y veo que su blog
es original con mucho contenido realmente interesante.

Le cuento que tengo un directorio llamado "Mundo Inicio" me gustaría saber si usted
está interesado en formar parte de el, a cambio le pediría si podría enlazar uno
de mis 2 blogs que tengo, una es de "apuestas deportivas" y la otra habla sobre la
"ruleta y casinos en general". Porfa si estas interesado o quieres saber más al respecto no
dudes en contactarme: sist.deruelta@hotmail.com
Un fuerte abrazo. Saludos
Atte: Steffy

Diana Laura Garcia dijo...

me encanto como convrtist algo tan cotidiano en algo exquisito
Felicidads!
me facino!
mucha suert

Bet dijo...

siempre me paso exactamente lo mismo!
que bueno es saber que a alguién más le suceden estas situaciones!

Anónimo dijo...

Hahaha osea que desde niña saliste puta! hahaha xDDD

una prueba más de que eso se lleva en la sangre hahahaha!

Anónimo dijo...

Tu ultima entrada fue del 2008. Voy a guardar esta pagina en mis favoritos por un par de semanas, para ver si en esos dias actualizás. Me gustaria mucho que lo hicieras.

Me pregunto qué sera de tu vida en este momento.

Saludos.